Suscríbete por

TELEGRAM

Dante A. Urbina sobre las nuevas derechas conservadoras y el mal menor
Entrevista a Dante A. Urbina en el que se alerta a los católicos de algunos peligros presentes en el discurso de la "nueva derecha" y el mal menor

25/07/2022

2

Dante Urbina es autor, conferencista y docente especializado en temas de economía, filosofía y teología. Seleccionado entre los mejores jóvenes investigadores del mundo para participar en la Reunión de Premios Nobel de Economía en Lindau (Alemania). Todos sus libros han estado en entre los más vendidos de su categoría en Amazon. Recibe la más cordial bienvenida a este portal web de noticias, estimado Dante.

En muchos países hispanoamericanos vienen ganando cada vez más espacios públicos partidos y agrupaciones políticas a los que podríamos considerar, siguiendo el argot político actual, de “izquierdas”, vinculados de una u otra forma al multiforme pensamiento marxista. Frente a este panorama, ciertamente desolador, se levantan nuevamente aquellas propuestas de crear un conglomerado de actores políticos y sociales a los que se les pueda considerar de “derechas” ¿Qué opinas de estas iniciativas que van reapareciendo cada cierto tiempo? ¿Ves algún peligro del que tengamos que alertar a nuestros lectores principalmente católicos?

Pensar exclusivamente en términos de izquierdas y derechas es un marco mental extremadamente pobre para un católico. Entonces, el peligro sobre el cual habría que alertar a los lectores, principalmente católicos, es que no empobrezcan su visión de la política encaminándose hacia un reduccionismo de izquierdas o derechas. Esa es una mirada puramente horizontal de la política; es ver las cosas a un nivel simplemente mundano apegándonos a las corrientes del mundo, cosa que no debemos hacer. Nosotros tenemos, precisamente por ser cristianos, católicos, que aportar una mirada vertical, de arriba hacia abajo, y lo de arriba con primacía, lo de arriba es Dios en la persona de Jesucristo que se ha hecho hombre, que se ha hecho carne. Tenemos que buscar esa encarnación de Cristo, esa presencia, en la Iglesia que es luz del mundo, iluminación que debe extenderse al orden social, político, económico, cultural, etc. Entonces, si el católico se va a quedar en la forma puramente horizontal de ver las cosas, va a perder precisamente la dimensión esencial de traer lo de arriba, Jesucristo, hacia la realidad de aquí abajo, que es justamente nuestra misión.

Un católico que reduzca su actuar a simplemente apoyar a gente de izquierdas o de derechas va a olvidar la principal tarea que tiene que realizar. Así mismo, resulta peligroso esto ya que, al final de cuentas, cuando hablamos de la distinción izquierda-derecha, históricamente es una distinción que se relaciona a la Revolución francesa en donde los más radicales, los jacobinos, eran los de izquierda y los girondinos, que son menos radicales, los de derecha, pero ambos son modernistas y anticatólicos, es una Revolución anticatólica y eso es lo que encontramos hoy en día. Tanto partidos de izquierdas como de derechas, ideólogos de izquierdas e ideólogos de derechas, tienen en sí cosas anticatólicas, en el caso de los de izquierda, pues, serán más radicales, pero de ahí no se sigue que el ideal católico consista en apegarnos acríticamente a los partidos o ideólogos de derechas. A lo que tenemos que apegarnos con todas nuestras fuerzas es a Jesucristo.

Hoy en día resulta bastante difícil separar conservadurismo de liberalismo o de alguna de sus tantas formas. Sin embargo, existen algunos personajes cuya postura no resulta tan alejada del catolicismo, no por ser bautizados ya que sabemos de sobra que eso no define nada en el ámbito del pensamiento y de la actuación política, sino más bien en cuanto a aquellos bienes que defienden, como podría ser la vida y la familia ¿Qué opinión te merecen estos de cara a cómo puedan verlos los católicos de a pie?

Efectivamente hay algunos ideólogos de la nueva derecha que apoyan ciertos valores con los cuales estamos de acuerdo los católicos, como vida y familia ¿Qué actitud deberíamos tomar los católicos respecto de ellos? Pues, en primer lugar, sí se puede compartir ciertos puntos, claro que sí, como vida y familia. Se puede entender que haya enemigos comunes como los marxistas, los “progres”, etc.; sin embargo, los católicos no podemos apoyar, seguir y asumir acríticamente todo lo que digan estos ideólogos ya que hay que ver también desde qué enfoque lo dicen. Así, por ejemplo, varios de ellos tienen un enfoque del tipo “Yo no tengo ningún problema con el homosexualismo, para mí el problema es que el Estado nos quiera imponer la obligación de aceptar eso”. La gente que viene con ese tipo de frases no defiende fundamentalmente la familia o la vida, su problema es con el Estado que pretende imponer cosas. Entonces, cuando el compromiso se da desde una perspectiva u óptica liberal, el problema no se va a centrar fundamentalmente en la cuestión de valores, de vida o familia, eso será coyuntural, lo fundamental será defender la libertad para que el Estado no nos imponga algo que nos la restrinja. La lógica de fondo de esa postura es: “el Estado no puede obligarnos a aceptar la ideología de género”. Esta no puede ser la perspectiva cristiana. ¡Claro que la perspectiva cristiana se va a oponer a la ideología de género!, pero el argumento fundamental del cristiano no va a ser el argumento de los liberales de rechazar algo solo porque el Estado lo quiere imponer. No. El argumento fundamental del cristiano es a partir de los valores, no de la coyuntura de si es el Estado o no, porque si lo quieren hacer empresas privadas, con capitales privados en un esquema de libre mercado, igualmente estará mal. Entonces, el asunto fundamental no es si el Estado o si el mercado, el asunto fundamental es que aquí hay algo malo que se quiere difundir. Pero cuando estos ideólogos terminan reduciendo o enfatizando demasiado el asunto de que el problema es la imposición estatal y no ven que el problema fundamental es que lo malo es malo y no podemos permitir que se extienda, sea que lo haga el Estado o que lo hagan empresas privadas, ahí es donde los católicos tenemos que estar atentos.

Luego, hay católicos que dicen “Bueno, pero hay que tomar lo bueno y desechar lo malo; yo escucho a estos ideólogos de la nueva derecha, pero solo tomo lo bueno de ellos y desecho lo malo”. Esa frase suena muy bonita en teoría, pero en la práctica me encuentro con muchos católicos que simplonamente la usan para excusar su apoyo acrítico a los ideólogos de la nueva derecha. Así, el 98% de lo que ingresa a su cerebro respecto a temas de política, economía y cultura surge de escuchar a esos ideólogos y el 2% nada más es Doctrina Social de la Iglesia. De hecho, la gran mayoría de estos católicos que dicen “bueno yo escucho a estos ideólogos, pero solo tomo lo bueno y dejo de lado lo malo”, en realidad no tienen suficiente criterio para poder distinguir bien lo bueno de lo malo ya que nunca en sus vidas han leído ni una sola encíclica del magisterio social de la Iglesia. Si no se han leído ni una sola encíclica entonces no tienen en su mente el suficiente criterio formado sobre ese tipo de asuntos como para distinguir con claridad lo que es conforme a la fe de la Iglesia y lo que no lo es. Si estos católicos escucharan el 90% de su tiempo al magisterio de la Iglesia, leyeran las encíclicas sobre doctrina social y temas morales, y el otro 10% de su tiempo lo dedicaran a aprender y escuchar críticamente a estos ideólogos de la nueva derecha ya esa sería una situación mejor. Pero, como digo, la gran mayoría de católicos que van como borreguitos detrás de estos ideólogos de la nueva derecha no conocen prácticamente nada de doctrina social de la Iglesia; entonces, que ellos me vengan a decir muy campantes “Yo tomo lo bueno y dejo de lado lo malo” no sirve de nada ya que ellos mismos no tienen un criterio suficientemente formado sobre lo que enseña la Iglesia respecto de lo que es bueno y de lo que es malo en el ámbito de la doctrina social y por eso andan repitiendo como corderitos las herejías del liberalismo o del libertarianismo, o como se le quiera llamar.

Es casi seguro que en las siguientes elecciones se discuta nuevamente la elección del mal menor, el que menos atentaría contra la doctrina católica ¿Cuáles crees que tendrían que ser los principales puntos a considerar por los católicos?

Si de algo hay también que prevenir a los católicos respecto de la política es que eviten esa lógica comodona de que su opción política se tiene que reducir a participar de elecciones eligiendo al menos malo. El énfasis debe estar en preocuparse y ocuparse de construir el Reinado Social de Cristo en lo social, político, económico, cultural, jurídico, educacional, etc., no que estemos como católicos simplemente sentados para que cada cuatro o cinco años se nos pida elegir al mal menor de entre las opciones no católicas y anticatólicas, o mediocremente católicas, que pueda haber. Esa es una situación que no debemos perpetuar. Entonces, esto es lo primero que deben considerar los católicos, romper con ese esquema de que su participación política se reduzca única y exclusivamente a votar de cuando en cuando por un mal menor. Estos católicos que se centran en discutir únicamente sobre cuál es el mal menor y ver por cual mal menor hay que votar, tendrán que rendir cuentas en el cielo cuando Dios les pregunte cuál fue el bien que hicieron, incluida la dimensión social y política de sus vidas. Y si no tienen qué responder, y si no hicieron ningún bien, y si solo se ocuparon de apoyar al mal, aunque sea el mal menor, porque el mal menor sigue siendo mal y el católico que apoya al mal menor y no se preocupa en construir el bien pues… de eso tendrá también que dar respuesta el día último, porque nuestra acción o falta de acción política también será juzgada. Entonces, yo diría que se cambie el marco de referencia y se ponga énfasis en hacer el bien y construir el bien, y no meramente en elegir el mal menor. Ese sería mi principal punto.

De otro lado, en cualquier tipo de decisión que un católico tome sobre el asunto de la política tiene que tener en cuenta que hay unos principios no negociables fijados por el propio magisterio de la Iglesia Católica. En mi canal de YouTube tengo una conferencia respecto de esto, “Por qué partidos políticos NO DEBE VOTAR un católico”, ese es su título, y los principios no negociables son los de vida, familia, libertad de educación para con los hijos y bien común. Y muchas veces los católicos olvidan, por ejemplo, esta ultima condición, de bien común, que en el marco de la estructura económico-social implica ser coherente con lo que dice el magisterio, y el magisterio ha condenado ideologías como el comunismo y el liberalismo, así que si uno apoya a un partido que se dice pro-vida pero al mismo tiempo plantea una ideología condenada por el magisterio de la Iglesia que sepa el católico entonces lo que está haciendo, pero que no pretenda que está actuando en línea con la enseñanza de la Iglesia.

Muchas gracias por esta valiosa entrevista, estimado Dante. Estamos más que seguros que nuestros lectores aprovecharán muy bien esto que nos has transmitido el día de hoy.


Para ir a la página web de Dante A. Urbina hacer clic AQUÍ. A continuación compartimos su conferencia titulada “Por qué partidos políticos NO DEBE VOTAR un católico” para mayor provecho de nuestros lectores.

<a href="https://inquisitivo.net/autor/redaccion-inquisitivo/" target="_self">Redacción Inquisitivo</a>

Redacción Inquisitivo

La notas firmadas como “Redacción Inquisitivo” son producidas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del editor de la sección en las que son publicadas buscando conservar la línea editorial que nos caracteriza.

2 Comentarios

  1. Avatar

    causa ternura la hipocresía de este autor cuando dice no ser de izquierda ni derecha cuando toda su base para su análisis economico viene de la izquierda progresista. Myrdal, Stiglitz, amartya sen, veblen. el señor urbina es una catolico de izquierda a carta y cabal y no tiene nada de malo. Lo incorrecto es querer darselas del » espectador imparcial» cuando es bien claro a donde está jugando en cada una de sus declaraciones.

    Responder
    • Avatar

      En primero lugar… ¿qué es ser de izquierdas para usted? Ya le voy diciendo que la cuestión económica no nos dice nada acerca de la posición de uno en el espectro político.
      Hay derechas muy intervencionistas e izquierdas desreguladoras.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Únete a la lucha!

Necesitamos de tu ayuda para seguir adelante en esta batalla

Síguenos en redes