Suscríbete por

TELEGRAM

Informe muestra financiación e intereses detrás de ideología transgénero
La American Principles Project Foundation (APPF) publicó informe que rastrea los orígenes del movimiento para normalizar el transgénero

22/11/2022

0

El jueves pasado, la American Principles Project Foundation (APPF) publicó “El Leviatán Transgénero” de Pedro González, periodista y editor asociado de la Revista Crónicas. Con casi 40 páginas, el informe rastrea los orígenes y el surgimiento del movimiento para normalizar el transgénero.

Este informe expone la financiación y los intereses detrás de la defensa de la ideología transgénero, mostrando cómo un experimento inquietante con un final catastrófico allanó el camino para el desarrollo de una máquina institucional que impulsa el transgenerismo en la vida política, educativa y social estadounidense.

El informe, que implica a «innumerables individuos poderosos», encontró una cantidad «asombrosa» de dinero moviéndose entre varias «corporaciones, organizaciones no gubernamentales (ONG), comités de acción política (PAC) y gobiernos».

Las primeras tres secciones del informe exploran momentos clave en la formación del “leviatán transgénero”. Uno de los primeros fue un infame experimento del psicólogo John Money que ayudó a sentar las bases para la adopción de la ideología de género por parte de las élites estadounidenses.

El tema principal de Money fue David Reimer, un hombre que sufrió una circuncisión fallida cuando era un bebé que dejó su pene «severamente dañado». Money, el fundador de la Clínica de Identidad de Género de Johns Hopkins que “disfrutó de fondos de por vida” de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), convenció a los padres de Reimer para que hicieran que su hijo de 22 meses se sometiera a una cirugía de “reasignación de sexo” y lo criaran como una niña llamada «Brenda».

El informe señala cómo Money fue particularmente inteligente en la promoción de sus ideas sobre la «identidad de género» y «descartó las críticas [al experimento] como un sesgo político conservador y una conspiración en su contra».

“La influencia de Money provino no tanto del trabajo clínico sino de su capacidad para promover sus teorías a una audiencia más amplia a través de sus escritos y los medios. Sus seguidores ocuparon los primeros lugares en las principales universidades, institutos de investigación y revistas, mientras que sus teorías se convirtieron en la piedra angular de todo un campo médico: la endocrinología pediátrica. Incluso se le atribuye la introducción de los términos ‘identidad de género’ y ‘rol de género’”.

Sin embargo en el año 2000 Reimer finalmente descubrió que había nacido niño y tomó el nombre de «David» a los 15 años, y luego intentó reorientar su vida como hombre a través del tratamiento, la terapia, el matrimonio y la crianza de niños adoptados. Trágicamente, Reimer se suicidó en 2004 a los 38 años después de una larga lucha contra la depresión. Su hermano Brian se había suicidado dos años antes por una sobredosis de antidepresivos.

A pesar de la creciente condena del experimento de John/Joan, las teorías de Money sobre el sexo como una “construcción social” habían logrado ganar suficiente aceptación en la comunidad médica. En 2009, solo cinco años después del suicidio de David Reimer, The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism recomendó oficialmente bloqueadores de la pubertad para los «adolescentes transexuales», lo que condujo a una proliferación de las drogas y al «nacimiento de una nueva industria» de facto, como el informe lo pone.

Gradualmente, las ideas del transgenerismo comenzaron a afianzarse fuera de la comunidad médica. Como señala el informe de González, el desarrollo del transgenerismo de una moda académica de nicho a un gigante cultural y social no podría haber ocurrido sin una amplia financiación, mensajes agresivos «de arriba hacia abajo» y la cooperación de escuelas y otras instituciones.

Sabido es que es muy común que el lugar donde los niños inician con la inquietud y proceso de transición es el salón de clases, como menciona el informe, donde incluso hacen la transición a espaldas de los padres.

“En ninguna parte se salva de esto: desde California hasta Texas y Wisconsin hasta Florida y Arkansas, el personal de las escuelas públicas y privadas de todo el país expone a los niños a la ideología LGBT en general y al transgénero en particular. Esto sucede a menudo sin el consentimiento o el conocimiento de los padres…”, escribió González.

El poder político y financiero del “leviatán transgénero” también es profundo. El informe identifica las diez principales organizaciones que financian la difusión de la ideología de género, según los datos de 2018 de Funders for LGBTQ Issues:

  1. Fundaciones Open Society de George Soros ($8.9 millones)
  2. Fundación Arcus ($6.3 millones)
  3. Fundación Ford ($4.9 millones)
  4. Fundación MAC AIDS ($4.1 millones)
  5. Fundación Tides ($4.1 millones)
  6. Astraea Lesbian Foundation for Justice ($2.3 millones)
  7. Fundación para una Sociedad Justa ($2.1 millones)
  8. Servicio Mundial Judío Estadounidense ($ 1.7 millones)
  9. Ciencias de Gilead ($ 1.7 millones)
  10. Fundación Bill y Melinda Gates ($1.4 millones)

<a href="https://inquisitivo.net/autor/redaccion-inquisitivo/" target="_self">Redacción Inquisitivo</a>

Redacción Inquisitivo

La notas firmadas como “Redacción Inquisitivo” son producidas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del editor de la sección en las que son publicadas buscando conservar la línea editorial que nos caracteriza.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Únete a la lucha!

Necesitamos de tu ayuda para seguir adelante en esta batalla

Síguenos en redes